Se encuentra usted aquí

Tintes vegetales: una excelente alternativa a los químicos

20/02/2017

Una buena alternativa a los tintes químicos son los tintes vegetales elaborados con elementos naturales a partir de vegetales, frutas y partes de plantas. Resultan no tóxicos y no perjudiciales para el medio ambiente. Esta técnica milenaria que tiene sus orígenes en Asia puede utilizarse de forma muy útil para colorear telas, el cabello e incluso con fines culinarios.

Para teñir telas de color rosa se puede preparar un tinte vegetal a partir de peonías, raíces de remolacha, frutas rojas maduras, cerezas y fresas. Se pican las frutas, flores y verduras finamente y se añaden a una olla con vinagre de manzana. Se deja hervir la mezcla durante 20 minutos aproximadamente hasta lograr una textura intensa. Cuando se haya enfriado se sumerge la tela en la solución.

El color amarillo para teñir la ropa se puede obtener de la combinación de zanahoria y cúrcuma. Se pica la zanahoria finamente y se añade a una taza de agua caliente. Se mezclan dos cucharaditas de cúrcuma y se revuelve todo.

                                                                                              tintes vegetales

Un colorante fuerte lo podemos conseguir a partir del jugo de col roja, zanahoria y remolacha. Se tritura la mitad de la col y se ralla una zanahoria de tamaño medio y una remolacha. En un recipiente grande hervimos agua y añadimos las verduras, dejando cocer todo durante 20 minutos hasta que el agua obtenga una coloración de rojo intenso. Se cuela el agua y se almacena en un recipiente hermético hasta su utilización para teñir los tejidos.

Los arándanos, espinacas, remolachas y cáscaras de berenjenas aportan coloraciones azules mezclados con púrpura. Se prepara la tintura de manera fácil, aplastando los arándanos y las cáscaras de berenjenas. A continuación se mezcla con  la remolacha y pasta de espinaca. Con un cepillo de cerdas suaves podemos pintar la tela con este colorante vegetal.

Después del teñido, siempre es recomendable que las telas se mojen en agua fría para que el color se fije mejor. Hay que tener en cuenta que las telas naturales como el algodón, el lino, la muselina y la lana se tiñen más fácilmente que el material sintético.

Por otro lado, un tinte natural para el cabello se puede lograr a partir de romero, salvia, manzanilla o henna, generando tonos rojos, marrones o naranjas. Para conseguir un bonito brillo para el pelo se puede cocinar a fuego lento romero, cáscaras de nuez, manzanilla y salvia. Se aplica la mezcla húmeda en el cabello y se deja que se seque. Después se enjuaga el cabello primero con vinagre de manzana y después con agua fría.

 

Fuente: La Bioguía

http://www.labioguia.com/notas/como-hacer-tintes-vegetales-para-diversos-usos